jueves, agosto 17, 2006

NUESTRO CABALLO DE BATALLA: LA REFORMA DEL ESTATUTO

No hace falta ser muy intuitivo para saber que los últimos movimientos en la política de Cantabria, como la sospechosa aparición de grupos anti-autonomia cántabra, van encaminados a minusvalorar, frenar o situar a la baja la próxima e imprescindible reforma del Estatuto de Cantabria.

Y ese es precisamente el caballo de batalla hacia donde el cantabrismo de izquierdas debe encaminar todos sus esfuerzos: una reforma en profundidad de nuestro actual y descafeinado Estatuto.

¿ Que debería incluir esa Reforma ?

Las lineas principales de esa reforma deberian contener al menos los siguientes puntos:

1. Reconocimiento del carácter nacional de Cantabria tanto en el Preámbulo como en el Artículo 1.

2. Derechos y deberes del ámbito civil y social.

3. Asunción del Lábaru como bandera nacional y oficial de Cantabria.

4. Inclusión de un artículo que posibilite la integración en Cantabria de aquellos territorios que históricamente siempre han pertenecido a Cantabria, como Rivadedeva, Peñamellera Alta y Baja, Riaño, La Pernía, Espinosa de los Monteros, Valle de Carranza,..., si así lo decidiesen democráticamente sus habitantes.

5. Creación de nuevas instituciones como la Cámara de Cuentas de Cantabria, Policía autonómica o la Agencia Tributaria propia.

6. La defensa del patrimonio cántabro en toda su extensión.

7. La inclusón del cántabru como lengua oficial de Cantabria, o al menos, de su reconocimiento como patrimonio cultural de nuestro país.

8. La inclusión de mecanismos de corrección como la orografia, la dispersión o la población flotante no censada en Cantabria a la hora de establecer el sistema de financión.

9. La defensa explicita de lo publico y de un modelo laico de enseñanza.

10. Cualquier otra circunstancia que nos permita igualarnos a las comunidades autónomas dotadas de mayor autogobierno, pues Cantabria se lo merece, no ya sólo por la bimilenaria historia y riqueza cultural, sino porque el Pueblo Cántabro lleva siglos sufriendo la ignorancia y expoliación del poder central y reiterados ataques a su identidad nacional.

Lo anteriormente expuesto no impide que desde el cantabrismo de izquierdas podamos seguir reivindicando un mayor grado de libertad, que iría desde la asunción de competencias en el marco de las relaciones laborales ó una hacienda propia similar a la foral del País Vasco y Navarra hasta el derecho de autodeterminación del Pueblo Cántabro. Es decir, el derecho a decidir libremente nuestro futuro como pueblo sin que otros nos impongan lo que tenemos que hacer, decir o ser.

De ahí que las próximas elecciones sean vitales. Ya sabeis, si quereis más de lo mismo: mediocridad, apoyar al PP-PSOE-PRC. En cambio, si quereis un futuro propio no hay otro camino: CONCEJU.