viernes, agosto 11, 2006

CANTABRIA, ENTIDAD NACIONAL DESCONOCIDA

De todas las realidades nacionales que conforman ese Estado plurinacional que llamamos España seguramente Cantabria es la nación más desconocida, y eso a pesar de su bimilenaria historia y su poderoso acervo cultural. Entre los principales factores que llevan a obviar a Cantabria como una identidad nacional singular están las intoxicaciones mediáticas y de otra índole llevadas a cabo tanto por el radicalismo españolista-castellanista como poderes económicos a los que siempre ha interesado que el Pueblo Cántabro no tuviera un grado de conciencia nacional y evitar de ese modo posibles reivindicaciones contrarias a sus intereses. No obstante y a pesar de la fuerte presión y diversidad de medios empleados para intentar un auténtico lavado de cerebro a los cántabros, entre nuestro pueblo existe un fuerte sentimiento de identidad colectiva. Es de esperar que la próxima reforma de nuestro Estatuto de Autonomía recoja al fin el carácter nacional de Cantabria, superarndo asi la artificial definición actual de " Comunidad Histórica " que los políticos de turno nos endosaron a los cántabros.
El territorio nacional histórico de Cantabria es algo más amplio que el que encierra la actual Comunidad Autónoma, limitando al norte con el mar cantábrico, al sur con Castilla en el eje Cistierna-Ubierna, al este con Euskadi en el margen izquierda del río Nervión y al oeste con Asturias en el río Sella.
Aunque la capital autonómica es Santander, el centro administrativo estuvo en Puente San Miguel ( Casa de Juntas de los siglos XVIII y XIX ) e históricamente en tiempos de los romanos y del Ducado de Cantabria en Amaya. En la actualidad las opiniones más generalizadas sostienen que la capital de la nación cántabra debiera eregirse en Torrelavega por su centralidad y significación.
Cantabria, una nación con dos mil años de historia que supo sopreponerse a las distintas invasiones y agresiones de otros pueblos también sabrá ahora encarar su proyecto nacional para el siglo XXI